AIS - Cono Sur

AIS - Cono Sur
Argentina - Chile - Perú

por Herbert Mujica Rojas

14-2-2002


Hay sectas cuyo accionar provoca un profundo daño en la sociedad, lo cual aún no ha sido materia del estudio imprescindible de quienes se jactan de “analistas” y “exégetas” de la realidad social. Por el flagrante desconocimiento del problema sectario en el Perú tenemos la obligación de promover el abordaje de esta problemática entre los periodistas, sociólogos, antropólogos, médicos, psiquiatras, psicólogos, abogados y demás profesionales involucrados y comprometidos con el desarrollo democrático del país y dispuestos a condenar cualquier acto que viole los derechos humanos de toda persona y, en especial, su derecho a la libertad de consciencia.

Este trabajo, producto de múltiples horas de trabajo en Lima, Arequipa y otras partes del país y Latinoamérica pretende cumplir un papel pedagógico al denunciar al Sodalitium Christianae Vitae, grupo fascista por convicción y temperamento, y su cancerosa acción al interior de la sociedad peruana. Puédese discrepar de él, de pronto suscita opiniones violentamente contrarias, pero lo que sí va a ser imposible es ignorarlo.

Pocos meses atrás en El totalitarismo católico en el Perú, tesis que en su edición príncipe incluyó menciones a las baladronadas que acostumbra impulsar el Sodalitium, denunciamos cómo, a partir del Concordato, vínculo internacional no sancionado por ningún Congreso, la Iglesia Católica vive a expensas del no pago de tributos y además de los miles de dólares que sus principales funcionarios se embolsican cada mes, sin trabajar, sin merecerlo y en una constante expoliación del pueblo peruano, que no tiene cuando terminar porque se hace en nombre de una “fe” tradicional y que en realidad ha constituido la continuación de un robo que ya supera los 500 años de permanencia insolente en el país. Este mismo Concordato es el que, amparando a la Iglesia Católica, favorece legalmente el expansionismo sodálite y es el que utiliza esta secta para proteger sus inversiones.

Lea pues, amigo lector, estas procelosas páginas con ojos críticos, compulse fuentes, acuda a testimonios, revise materiales, proponga una refutación científica, orgánica. A una idea se la combate con otra. Al sectarismo difundido por el Sodalitium le denunciamos en la comisión de múltiples actividades que son fácilmente comprobables en diarios y publicaciones. A las sectas hay que enfrentarlas con decisión y valentía indómitas. El fanático sabe que cuando tiene a adversarios de ese jaez sólo tiene una opción: luchar o morir. Y puedo anunciar, sin jactancia, pero premunido de la verdad verdadera, que habemos muchos dispuestos a erradicar la presencia de estos disociadores y su prédica retrógrada, exaltadora de principios antidemocráticos y profundamente racistas.

05-abril-2016

26.10.15

AméricaTV, Cuarto Poder: Sodalicio, surgen más denuncias de ex-integrantes por abuso sexual (vídeos)



- Vídeo 1: minuto 13:48 aprox. aparece el Dr. Héctor Guillén Tamayo, miembro fundador de AIS-Cono Sur:
http://www.americatv.com.pe/cuarto-poder/reportaje/sodalicio-surgen-mas-denuncias-exintegrantes-abuso-sexual-noticia-35095?ref=ivmv

- Vídeo 2:
http://www.americatv.com.pe/cuarto-poder/reportaje/sodalicio-surgen-mas-denuncias-exintegrantes-abuso-sexual-noticia-35095

¿Cuál es el destino judicial y eclesiástico de estas denuncias y del mismo Luis Fernando Figari, hoy de retiro espiritual en Roma?
Nuevos testimonios de ex miembros del Sodalicio de Vida Cristiana confirman los abusos y daños irreparables que sufrieron jóvenes por parte del fundador y líder de esta congregación, Luis Fernando Figari Rodrigo, así como de otros líderes espirituales de esa organización.
“En el año 1991 previamente a ingresar a la comunidad, Luis Fernando Figari se aparece una madrugada y nos dice quítense la ropa y quédense en calzoncillos y recuerdo a alguien filmándonos, como en este momento”, reveló a Cuarto Poder el exsodalite Oscar Osterling.
Una cadena de abusos psicológicos, físicos y hasta sexuales que se inician con técnicas de manipulación en la que un adolescente pierde su identidad, el derecho a tener ideas propias, reprimir su sexualidad y practicar la obediencia absoluta hacia su líder en nombre de Dios.
Oscar Osterling formó parte del Sodalicio durante dos décadas. Entregó los mejores años de su vida al servicio de esa congregación católica ultraconservadora.
Pero el 2011 decidió salirse de ella cansado de los maltratos psicológicos a los que fue sometido en los últimos cuatros años. El Sodalicio lo castigó y lo envío a Colombia contra su voluntad, por una falta que ellos consideraron muy grave: haberse enamorado de una chica.
“No llego a nada sencillamente había una amistad. A mí me marcó muchísimo. Fue un abuso de autoridad, querían que a través de los test proyectivos apareciera algo. Ellos me decían tú vas a hacer los que diga Luis Fernando”, indicó.
Años después, Osterling denunció estos hechos ante el Tribunal Eclesiástico y se entrevistó con su presidente, el sacerdote Víctor Huapaya.
“Fui a hablar con el padre Huapaya y me dice que no han avanzado nada. Yo ya envíe las denuncias a Roma hace tiempo y me dice que cree que hay alguien en Roma del Sodalicio atajando las denuncias, se refería al Procurador”, recordó.
También denunció prácticas ilegales del Sodalicio, como la vulneración del secreto de sus comunicaciones. En el libro de Pedro Salinas también se hace referencia a la intervención de la correspondencia de los que vivían en comunidad.
Pero de acuerdo a los testimonios brindados por exsodálites, Luis Fernando Figari no sería el único que habría practicado la pederastia al interior de esa organización.
El ya fallecido German Doig, el llamado vicario del Sodalicio y quien fuera en su momento el número dos de esa comunidad, también fue acusado de violación por tres de sus víctimas y esto provocó que su trámite de beatificación iniciado en Roma se paralice.
También otros dos sodálites consagrados muy allegados a Luis Fernando Figari fueron acusados por el mismo delito: violación. Daniel Beltrán Murguía Ward y Jeffrey Daniels.

¡Imperdible!

SPOTLIGT: la historia real

SPOTLIGT: la historia real
Pincha imagen para leer


Fin de la Portada

lunes, 13 de febrero de 2012

Chile: Sodalitium negocia con empresaria pinochetista (Universidad Gabriela Mistral)

Congregación negocia ingreso a la Universidad Gabriela Mistral

El establecimiento está en conversaciones con el movimiento Sodalicio de Vida Cristiana, creado en Perú en 1971.
por M. José Tapia / V. Cofré
La universidad privada más antigua del país, fundada en 1981, podría tener nuevos socios. Los socios controladores de la Universidad Gabriela Mistral (UGM), la rectora Alicia Romo y su familia, se abrieron a incorporar nuevos propietarios a la entidad y para ello realizan conversaciones desde hace algunos meses.
Según fuentes ligadas a la negociación, el establecimiento educacional está en conversaciones con el Movimiento Sodalicio de Vida Cristiana. La congregación fue fundada en Perú en 1971 y fue reconocida como tal por la Santa Sede en 1997. Hoy manejan cinco colegios en Perú, además de la Universidad de San Pablo, el Instituto del Sur y el Instituto Nuestra Señora de la Reconciliación. En Colombia tienen dos colegios y en Costa Rica administran la Universidad Juan Pablo II. En Chile, tienen el colegio Saint Joseph School, en Huechuraba.
Las conversaciones llevan ya algunos meses, dice un profesional involucrado en las gestiones, quien prefiere no ser identificado. Los actuales gestores de la universidad están a la espera de la presentación, por parte de la congregación, de un plan de desarrollo futuro. Si la propuesta agrada a los fundadores, podrían estar dispuestos a ceder parte de sus derechos políticos, a cambio de capital para desarrollar la entidad. Cercanos a los sodalicios cifran esos derechos en cerca de 50%, pero dicen que Alicia Romo seguirá al mando de la institución.
Como en las corporaciones sin fines de lucro no existen acciones, lo que se transfiere a terceros son los derechos políticos para la nominación de la junta directiva.
Por la universidad -ubicada en la comuna de Providencia-, las negociaciones estarían siendo impulsadas por el hijo de Alicia Romo, Arnaldo Merbilháa. Las conversaciones por parte de la congregación son dirigidas por el superior del Sodalicio de Vida Cristiana en Chile, Alessandro Moroni, quien ayer no estuvo disponible para realizar comentarios.
Además, trascendió que el ex gerente general de Sal Lobos y ex ejecutivo de Enersis Alejandro Danús estaría asesorando a los sodalicios. Danús había invitado a la congregación a ofertar por el control de la Corporación Santo Tomás hace dos años.
En los últimos cinco años, el crecimiento de la matrícula de la Universidad Gabriela Mistral ha sido muy inferior al de sus competidores. Mientras en 2005 tenía 2.498 alumnos de pregrado, el año pasado ese número había crecido a 2.935. En igual período, la Universidad del Desarrollo subió de 6.571 a 10.905, la Adolfo Ibáñez elevó su matrícula de 4.458 a 6.645 y la Universidad de Los Andes saltó de 3.540 a 5.349 estudiantes, según cifras del Consejo Nacional de Educación.
Desde la universidad afirmaron que en los últimos 30 años se les han acercado varios interesados en ingresar a la propiedad, entre ellos los sodalicios. Subrayan que la idea es tomar la mejor decisión para la continuidad del establecimiento, aunque puntualizan que no están buscando socios y que las conversaciones se han dado siempre porque terceros se han acercado a la entidad.
Universidad Gabriela Mistral
Caricatura de Universidad
1&oq=la+mala+calidad+de+la+universidad+gabriela+mistral+&aq=f&aqi=&aql=&gs_sm=e&gs_upl=2192l7324l1l7639l22l22l0l0l0l19l337l6005l2-19.3l22l0&bav=on.2,or.r_gc.r_pw.,cf.osb&fp=1c57c6d5762e04e7&ix=heb&ion=1&biw=1024&bih=649
 

RADIOGRAFÍA DE LA GABRIELA MISTRAL:
La universidad cartucha que tiene nombre de lesbiana
Camila Gutiérrez 18 Noviembre, 2011 Tags: Alicia Romo, discriminación, Educación70
COMENTARIOS
Compartir en FacebookCompartir en Twitter

Crédito foto: Sitio Universidad Gabriela Mistral.
Si una rectora dice en una entrevista que preferiría que no entraran gays a su universidad (“Porque es una lástima), que no quiere que el estado le ayude en nada (porque no le gusta deberle) o:
-Si yo quiero una institución que sea de color verde, la quiero verde.
Como dijo Alicia Romo en la Revista Sábado hace dos semanas, la primera hipótesis que uno saca -no hay que ser muy pillo- es:
“Esta universidad es facha”.
Toda hipótesis busca ser confirmada. Al cruzar el portón que separa Lyon del cosmos Universidad Gabriela Mistral, uno busca ejemplos y datitos que muestren que se tiene razón.
Se busca encontrar al catolicismo delirante, al jovencito que diga que los gays le dan asco, a un par de cuicas, a alguien (aunque sea uno) que piense como la rectora, a los comentarios de pasillo escabrosos, al elitismo y al final, cómo no, al gay oculto que sufre porque lo discriminan.
Y se encuentra. El catolicismo delirante toma distintas formas: crucifijos en el centro de las paredes blancas de cada una de las salas, una capilla que afuera tiene un panel con los horarios y días en los que uno puede confesarse con, por ejemplo, el padre Raúl Hasbún, la omnipresencia de Santo Tomás en la malla curricular de Filosofía, la existencia de un ramo “Familia” (como en todo ramo inútil, piden el 100% de asistencia) en el que el mismísimo Padre Hasbún parte el curso con el artículo 102 del Código Civil: “El matrimonio es un contrato por el cual un hombre y una mujer se unen actual e indisolublemente, y por toda la vida, con el objeto de vivir juntos, de procrear, y de auxiliarse mutuamente” y en el que, cuenta un chico de Ingeniería Comercial que no quiere dar su nombre -porque también se puede encontrar miedo a hablar por todos lados- pasó esto:
Alumno pregunta: -¿Quién creo la Biblia?
Cura responde: -La creó Dios.
Si se busca también se encuentra al jovencito que no soporta a los gays. Victor Frankle, estudiante de Historia-Periodismo (un mix Mistral), peinado a lo Grease Brillantina, dice:
-Yo, a lo mejor, no soy de la línea conservadora pero ver dándose un beso a dos gallos que son hombres me molesta. Pero no es que yo sea católico si no que a mí me da… me da fobia la homosexualidad. No me gusta. Pero yo la respeto. Y aquí se respeta.
La hipótesis se sigue confirmando con el par de cuicas de las que no se dirá nada aparte de que son bien cuicas y que, al menos de lejos, parecen bonitas, y en las palabras del que piensa como la rectora: Simón Reyes, estudiante de sicología, miembro de Acción Mistral -uno de esos grupos que, entre otras cosas, ayudan a los pobres-:
-Ella es una persona muy coherente en su vida. Tiene una postura muy coherente, muy clara.
Bien.
Se tiene a las cuicas, al catolicismo delirante, al anti gay, al favorito de la rectora y sólo falta encontrar los comentarios escabrosos de pasillo -”Dicen que le quieren cambiar de nombre a la universidad. Que le quieren poner Augusto Pinochet”, cuenta una chica de Diseño y no importa que el comentario sea cierto, si no que sea posible-.
Falta encontrar el elitismo: las carreras son caras (sin contar la matrícula, trescientos veinte lucas al mes cuesta Ingeniería Comercial), los alumnos se rascan sin las uñitas del Estado, para entrar la entrevista personal es lo más importante y ahí te preguntan dónde estudiaste, qué hacen tus papis, qué haces en tu tiempo libre, si haces deporte, si compartes más con tu familia o con tus amigos para medir cuan niña/niño bien eres y, pueden decirte, cuenta una estudiante de periodismo que le dijo Alicia Romo al verle el escote:
-Tápese eso que se le ve hasta el alma.
Y falta, por último, el gay que sufre. Alejandra, primer año de Diseño, voz de pajarito, supo a los quince que era lesbiana, lleva un año y medio de polola, sus papás saben, sus compañeros saben, pero ella no andaría de la manito por la universidad:
-Igual da miedo. Además si querís postular a las becas te da miedo que te quiten algunos beneficios por eso.
Entonces está todo. Premisa comprobada: es un mundo conservador, y uno puede irse a su casa pensando sólo eso hasta que descubre que la capilla -oscura, paredes blancas, un Cristo, la Virgen- está vacía y, perdonando el lugar común, funciona como metáfora del ser católico shileno pero, sobre todo, como señal de lo que es el alumno Mistral.
Alguien que puede no estar de acuerdo con las cosas de la universidad pero que está ahí.
Nicolás Borie es católico, estudia diseño, no va a la capilla nunca, no piensa en todo como la rectora. Andrés López estudia diseño, se viste como neopokemón y tampoco piensa en todo como la rectora. Tres alumnas de periodismo tampoco piensan como la rectora y dicen que ni siquiera todos los profesores piensan así. Una chica morena, linda, de Ingeniería Comercial, que quiere inventarse un nombre para que la rectora no la pille hablando cosas y se arrepiente de inventárselo (“Demás que la señora se va a poner a mirar si existe) no piensa, es lógico, como ella (“La señora se quedó en el siglo pasado) y menos piensa como Dios dice que hay que pensar:
-En Ética una vez hubo un debate de si engañabai o no a tu pareja. La pregunta era qué era lo ético: estar con tu pareja o no. Había alguien que decía que si uno estaba casado tenia que hacer lo imposible para mantener ese matrimonio.
-¿Tú qué piensas?

-¿Yo? Jajaja. No sé.
Entonces ya no hay una hipótesis obvia. Hay una pregunta obvia.
-¿Por qué (chucha) escogiste esta universidad?

Hay respuestas raras.
Víctor, el jovencito peinado a lo Grease, muestra vocación de masoquista:
-Yo siempre he sido medio centroizquierda y quise conocer la otra cara de la moneda.
Pero la mayoría de las respuestas son más fomes:
-Porque nos fue mal en la PSU-, se ríe un chiquillo de Comercial.
-A mí me gusta el ambiente, me gusta donde estamos -en Providencia- aparte que es muy rico, no estai en el centro, de partida. Te sentís cómoda, queda cerca de la casa-, dice una rubia muy rubia de Sicología.
-Porque es la única que tiene Diseño Crossmedia-, dice el grupito de diseñadores.
-Me gustó porque es bien personalizada. Eres una persona. No un número-, dice la morena linda de Ingeniería.
Una persona, no un número. En la página de la Universidad, al lado de la foto de Alicia Romo, sale esta frase: “Somos y queremos ser una institución pequeña, capaz de conocer a las personas por su nombre”.
La Gabriela Mistral es chica, es la primera privada de Chile, no ha parado en todo el año, parece colegio, hay mucho arbolito, mucho alumno que dice:
-Acá importa la persona.
Y tanto importa la persona que se convierte en individuo. Ejemplo: no se puede formar un Centro de Alumnos.
-Yo entré a la Universidad y siempre supe que no se podía formar un centro de alumnos- dice Rafael Villagrasa -Ingeniería Comercial- que tiene la mala cueva de tener ese apellido y ser gordito.
-¿Y te daba lo mismo?

-Sí, yo creo que a la mayoría de las personas que hay aquí les da lo mismo.
-Es que además el Centro de alumnos no es necesario porque si tenis un problema vai a hablar con el decano… vai a hablar con el decano, hablai con el director de carrera y hablai con la Señora Alicia de entrada- cuenta Gonzalo Pincheira, amiguito de Villagrasa.
-Pero son problemas del tipo “en mi sala faltan computadores”.

-Claro.
-A mí no me importa que no tengamos Centro de alumnos- dice, después, una chica de periodismo.
-¿Nunca te interesó organizarte para ir a protestar ahora con todo el tema de la Educación?

-No.
-¿Por qué?

-Porque tuve la suerte. No sé. Ay, no sé. Porque no, no más
-La suerte de que te pagaran la carrera.

-Claro, cachai. O sea es mi película esa y creo que todos en la universidad estamos en la misma volada.
De la persona al individuo. Del individuo al indolente.
-¿Conversaron alguna vez sobre parar?

-No. nada. La prioridad aquí es estudiar, dice la estudiante de sicología rubia muy rubia.
-Quiero puro terminar la carrera- cuenta su amiga.
-Acá hay gente diversa que puede pensar distinto pero tampoco podís formar un Centro de alumnos porque cada uno tiene su propia opinión. La individualidad, en el fondo, como que se premia acá. No esconderse en la masa-, de nuevo, la rubia muy rubia.
-Cada uno se hace cargo. Si tenis un problema vai a hablar solo -dice la amiga.
-¿Les gusta eso?

-Claramente te va a ir mejor si vai tu sola.
-Es que en la masa todo se distorsiona -dice la rubia muy rubia.
¿Por qué?

-Porque los extremos son siempre malos. Ir en masa a pedir una cosa, no sé, uno tampoco tiene control sobre la masa, ¿cachai?- termina la rubia muy rubia, mostrando que puede que Alicia Romo haya perdido batallas chiquititas: que no lleven faldas cortas, que los hombres usen el pelo como hombres, que la gente vaya a misa, que no hayan gays.
Tonteras de pechoña, podrán pensar los alumnos; tonteras de retrógrada.
Pero la ética-Romo, la más profunda, la más invisible, la del alumno-individuo -el que junta plata para los pobres de la Escuelita de Lo Prado pero no piensa en la palabra educación escrita con mayúscula– probablemente nunca pierda.

Han perdido la decencia... ha ganado la igualdad: Estado Laico kaput

Las diversas confesiones religiosas que propugnan
el proyecto de ley de igualdad religiosa aprobado ayer
en el Congreso han perdido la dignidad y la decencia
y se declaran enemigos de un Estado Laico para el Perú


A los interesados en un Estado Laico:

http://www.facebook.com/group.php?gid=115280842118

Pretendíamos que el Estado Laico promoviese la separación irrestricta de iglesias y Estado, que fuese un modo civilizado de convivencia entre los creyentes de diversos credos entre sí y entre los creyentes y no-creyentes. Pensábamos que el pretendido Estado Laico iba a ser la culminacion de un esfuerzo ético por la neutralidad, el respeto y la tolerancia mutua.

Sin embargo es evidente que el totalitarismo de las sectas religiosas se está imponiendo arteramente sobre el anhelo de construir un Estado racional, moderno y democrático para todos. El Estado que vendrá ahora será un Estado donde el avasallamiento de la libertad de conciencia mediante la persuasión coercitiva en la educación pública estará validado por el concepto torcido de "libertad religiosa". La "libertad religiosa", como dijo un visionario, es la libertad de los ignorantes, es la necesidad de mantenerse en el oscurantismo disfrazando la ignorancia cual si fuese un "derecho humano".

Estamos al filo de permitir que nuestra patria se convierta en el paraíso de las sectas donde cualquier grupo religioso, ahora con condición de ente jurídico público, tenga la prerrogativa de usufructuar de nuestos impuestos y del patrimonio nacional, para el enriquecimiento particular de sus líderes.

Ahora quieren que veamos impasibles cómo se estabecen concordatos ya no solamente con la iglesia católica sino con cuanto grupete oscurantista y medieval quiera succionar de la mamadera del Estado Peruano. A diferencia del costoso avance de la laicidad logrado en varios países de la comunidad europea en el Perú vamos caminando raudamente al medioevo mediante el financiamiento y la subvención de las irracionalidades que promueve este proyecto de ley.

Ahora quieren que los bienes mal obtenidos sean "inembargables". En otras palabras, quieren la impunidad cuando sean acusados por cualquier delito que pudiesen cometer. La bancarrota de la iglesia católica estadounidense por los cargos de pederastia clerical no hubiese sido posible si sus bienes hubiesen sido declarados previamente "inembargables".

Ahora ya tampoco quieren pagar impuestos a la renta, alcabala, predial ni propiedad vehicular. Ahora ya no quieren bailar con su propio pañuelo. Ahora también quieren ser las sanguijuelas religiosas del Estado Peruano. Bonito ejemplo el de la iglesia católica.

Está en nuestras manos el elevar nuestra enérgica protesta y utilizar todos los foros de discusión posibles para lograr una conciencia corporativa e intentar evitar un retroceso monumental de nuestra sociedad a estadíos primitivos de religiosidad, irracionalidad y fundamentalismo.

Héctor Guillén Tamayo
03.07.09