AIS - Cono Sur

AIS - Cono Sur
Argentina - Chile - Perú

por Herbert Mujica Rojas

14-2-2002


Hay sectas cuyo accionar provoca un profundo daño en la sociedad, lo cual aún no ha sido materia del estudio imprescindible de quienes se jactan de “analistas” y “exégetas” de la realidad social. Por el flagrante desconocimiento del problema sectario en el Perú tenemos la obligación de promover el abordaje de esta problemática entre los periodistas, sociólogos, antropólogos, médicos, psiquiatras, psicólogos, abogados y demás profesionales involucrados y comprometidos con el desarrollo democrático del país y dispuestos a condenar cualquier acto que viole los derechos humanos de toda persona y, en especial, su derecho a la libertad de consciencia.

Este trabajo, producto de múltiples horas de trabajo en Lima, Arequipa y otras partes del país y Latinoamérica pretende cumplir un papel pedagógico al denunciar al Sodalitium Christianae Vitae, grupo fascista por convicción y temperamento, y su cancerosa acción al interior de la sociedad peruana. Puédese discrepar de él, de pronto suscita opiniones violentamente contrarias, pero lo que sí va a ser imposible es ignorarlo.

Pocos meses atrás en El totalitarismo católico en el Perú, tesis que en su edición príncipe incluyó menciones a las baladronadas que acostumbra impulsar el Sodalitium, denunciamos cómo, a partir del Concordato, vínculo internacional no sancionado por ningún Congreso, la Iglesia Católica vive a expensas del no pago de tributos y además de los miles de dólares que sus principales funcionarios se embolsican cada mes, sin trabajar, sin merecerlo y en una constante expoliación del pueblo peruano, que no tiene cuando terminar porque se hace en nombre de una “fe” tradicional y que en realidad ha constituido la continuación de un robo que ya supera los 500 años de permanencia insolente en el país. Este mismo Concordato es el que, amparando a la Iglesia Católica, favorece legalmente el expansionismo sodálite y es el que utiliza esta secta para proteger sus inversiones.

Lea pues, amigo lector, estas procelosas páginas con ojos críticos, compulse fuentes, acuda a testimonios, revise materiales, proponga una refutación científica, orgánica. A una idea se la combate con otra. Al sectarismo difundido por el Sodalitium le denunciamos en la comisión de múltiples actividades que son fácilmente comprobables en diarios y publicaciones. A las sectas hay que enfrentarlas con decisión y valentía indómitas. El fanático sabe que cuando tiene a adversarios de ese jaez sólo tiene una opción: luchar o morir. Y puedo anunciar, sin jactancia, pero premunido de la verdad verdadera, que habemos muchos dispuestos a erradicar la presencia de estos disociadores y su prédica retrógrada, exaltadora de principios antidemocráticos y profundamente racistas.

05-abril-2016

26.10.15

AméricaTV, Cuarto Poder: Sodalicio, surgen más denuncias de ex-integrantes por abuso sexual (vídeos)



- Vídeo 1: minuto 13:48 aprox. aparece el Dr. Héctor Guillén Tamayo, miembro fundador de AIS-Cono Sur:
http://www.americatv.com.pe/cuarto-poder/reportaje/sodalicio-surgen-mas-denuncias-exintegrantes-abuso-sexual-noticia-35095?ref=ivmv

- Vídeo 2:
http://www.americatv.com.pe/cuarto-poder/reportaje/sodalicio-surgen-mas-denuncias-exintegrantes-abuso-sexual-noticia-35095

¿Cuál es el destino judicial y eclesiástico de estas denuncias y del mismo Luis Fernando Figari, hoy de retiro espiritual en Roma?
Nuevos testimonios de ex miembros del Sodalicio de Vida Cristiana confirman los abusos y daños irreparables que sufrieron jóvenes por parte del fundador y líder de esta congregación, Luis Fernando Figari Rodrigo, así como de otros líderes espirituales de esa organización.
“En el año 1991 previamente a ingresar a la comunidad, Luis Fernando Figari se aparece una madrugada y nos dice quítense la ropa y quédense en calzoncillos y recuerdo a alguien filmándonos, como en este momento”, reveló a Cuarto Poder el exsodalite Oscar Osterling.
Una cadena de abusos psicológicos, físicos y hasta sexuales que se inician con técnicas de manipulación en la que un adolescente pierde su identidad, el derecho a tener ideas propias, reprimir su sexualidad y practicar la obediencia absoluta hacia su líder en nombre de Dios.
Oscar Osterling formó parte del Sodalicio durante dos décadas. Entregó los mejores años de su vida al servicio de esa congregación católica ultraconservadora.
Pero el 2011 decidió salirse de ella cansado de los maltratos psicológicos a los que fue sometido en los últimos cuatros años. El Sodalicio lo castigó y lo envío a Colombia contra su voluntad, por una falta que ellos consideraron muy grave: haberse enamorado de una chica.
“No llego a nada sencillamente había una amistad. A mí me marcó muchísimo. Fue un abuso de autoridad, querían que a través de los test proyectivos apareciera algo. Ellos me decían tú vas a hacer los que diga Luis Fernando”, indicó.
Años después, Osterling denunció estos hechos ante el Tribunal Eclesiástico y se entrevistó con su presidente, el sacerdote Víctor Huapaya.
“Fui a hablar con el padre Huapaya y me dice que no han avanzado nada. Yo ya envíe las denuncias a Roma hace tiempo y me dice que cree que hay alguien en Roma del Sodalicio atajando las denuncias, se refería al Procurador”, recordó.
También denunció prácticas ilegales del Sodalicio, como la vulneración del secreto de sus comunicaciones. En el libro de Pedro Salinas también se hace referencia a la intervención de la correspondencia de los que vivían en comunidad.
Pero de acuerdo a los testimonios brindados por exsodálites, Luis Fernando Figari no sería el único que habría practicado la pederastia al interior de esa organización.
El ya fallecido German Doig, el llamado vicario del Sodalicio y quien fuera en su momento el número dos de esa comunidad, también fue acusado de violación por tres de sus víctimas y esto provocó que su trámite de beatificación iniciado en Roma se paralice.
También otros dos sodálites consagrados muy allegados a Luis Fernando Figari fueron acusados por el mismo delito: violación. Daniel Beltrán Murguía Ward y Jeffrey Daniels.

¡Imperdible!

SPOTLIGT: la historia real

SPOTLIGT: la historia real
Pincha imagen para leer


Fin de la Portada

miércoles, 28 de octubre de 2015

Sodalicio: Carta de Fernando Gerdt al Papa JP II


Arequipa, Perú 21/06/2003


Su Santidad
Papa Juan Pablo II
Ciudad del Vaticano
Vaticano


Excelentísimo Santo Padre,

Encomendándome a Dios, a nuestro Señor Jesucristo y a la Santísima Virgen María, me dirijo a Ud. muy respetuosamente, Santo Padre, para expresarle lo siguiente:

Soy un miembro de su grey, católico bautizado y profesante, educado en los principios de nuestra fe y nuestra iglesia por los Jesuitas del Colegio de San José en Arequipa, miembro de la Cruzada y la Congregación Mariana, cuya medalla de la Virgen me protege y ha protegido desde entonces, porque siempre la he portado en mi bolsillo desde que salí del colegio (imagen de la medalla), Virgen a la que encomiendo esta misiva también. Fui Excelencia de mi clase en todos mis años de estudio en el colegio, Promoción San Francisco Javier 1964, con padres que contribuyeron activamente a la Iglesia Católica en Arequipa, pues mi madre, la señora Rosa Tudela de Gerdt fue dirigente y motor del movimiento para la construcción del Seminario de San Jerónimo en esta ciudad, al conseguir fondos para dicha obra con su activa obra en el Movimiento de Vocaciones Sacerdotales, es decir, somos cristianos y católicos de una fe verdadera, profunda y basada en los verdaderos principios de nuestra religión.

Nunca creí que como católico, tendría que enfrentarme por mi supervivencia y la de mi familia, contra un movimiento que se dice pertenecer a la Iglesia Católica, el Sodalicio de Vida Cristiana, pero que actúa lejos de los mandatos de Cristo y la Iglesia, siendo ésta la razón por la que tengo que acudir a Ud. Santo Padre, pues en base a títulos nulos, comisión de delitos y un cúmulo de ilegalidades, el Sodalicio de Vida Cristiana, por intermedio de su Asociación Civil San Juan Bautista, con fecha 4 de julio del 2003, pretende lanzarme, a mi familia y a mis pertenencias de mi hogar, para consumar así un lucrativo “negocio” basado en el enriquecimiento ilícito en su favor.

Entiendo que un movimiento como el Sodalicio de Vida Cristiana, fundado y dirigido por el laico Luis Fernando Figari Rodrigo y que tiene un fuerte poder en la Iglesia y la Sociedad Peruanas, está sujeto también a la Doctrina, Mandamientos y Preceptos de la Iglesia y debe actuar frente a otros cristianos, como parte de la Iglesia Católica, pero creo que este no es el caso conmigo:


A) DE LOS HECHOS POR LOS QUE LOS CONOCEREIS:

  • El Sodalicio está pretendiendo desalojarme de mi hogar y el de mis hijos, en base a un pagaré adulterado, declarado nulo por sentencia ejecutoriada y consentida, en el que se han cometido delitos, en complicidad con un banco involucrado en corrupción y que tiene cientos de denuncias penal por haber adulterado todo tipo de títulos y documentos, el Banco Santander Central Hispano.[i]
  • Como consecuencia de la comisión de los delitos, la 2ª Fiscalía  Provincial Penal de Arequipa, ordenó abrir proceso penal por los delitos de falsedad material e ideológica, defraudación y usura contra sus funcionarios y el propio banco como tercero civil responsable, proceso que tiene el Nº 3787-01 en el Sexto Juzgado Penal de Arequipa.[ii]
  • La persona que está detrás de todo esto, es el sacerdote del Sodalicio de Vida Cristiana, Javier Len Álvarez, pues él, en combinación con el banco, pidió y obtuvo meses antes del remate, poderes a su Consejo Directivo, en la Asociación Civil San Juan Bautista, del sodalicio de vida cristiana, para poder participar en el remate. ¿Cómo pudo saber si el remate ni siquiera en esa fecha había sido ordenado y por lo tanto tampoco era público tal hecho, sino es porque el banco se lo comunicó para que participe y además, le también proporcionó el dinero para participar en el mismo, pues Len presentó como “pago” un cheque sin fondos de dicho Banco, que, por la    corrupción existente en el Poder Judicial del Perú, fue a pesar de todo válido? [iii]
  • Tanto verbalmente, como por cartas notariales a Fernando Figari y con copias al señor Nuncio y al Arzobispo, les comuniqué que debían desistirse de la compra en remate, porque no era lícita, y porque no era cristiano participar en un remate y que me dejasen arreglar la situación con el banco. La consecuencia, no fue otra que insistieran más en “la operación” y que el sacerdote del Sodalicio de Vida Cristiana, Javier Len Alvarez, indebidamente y como para amedrentarme, me denunciara 3 veces por una supuesta difamación. ¿Ante quién? Ante sus superiores jerárquicos en la Iglesia Católica, como ve Ud. Santo Padre, un comportamiento nada cristiano.[iv] No les importó nada y su única preocupación (Srs. Garreaud, Len y Giachetti, todos del sodalicio de vida cristiana) era perder el gran negocio que hacían y su dinero.
  • Como el sodalicio tiene y ejerce un fuerte poder económico, político y social, inclusive pagó con un cheque sin fondos, del mismo Banco Santander Central Hispano, de un tercero que no tenía nada que ver en el proceso, y que se cobró totalmente fuera de término, 8 y medio meses después, cuando la ley dispone un plazo perentorio de 3 días, todo ello gracias a la corrupción existente en el Fujimontesinismo y a las presiones ejercidas por el sodalicio ante el Poder Judicial.[v]
  • Como consecuencia de defender mis derechos y los principios cristianos que norman mi vida, ahora tengo 3 (tres) querellas por supuesta difamación, iniciados por el sacerdote sodalicio Javier Len Álvarez, con plena aprobación y respaldo de su plana mayor en Lima; uno de los cuales ya ha determinado no tengo ninguna culpabilidad.[vi]
  • En octubre del 2001, luego en Junio del 2002 y en Julio del 2002, los sodálites de la Asociación Civil San Juan Bautista, cuyo apoderado y representante es el sacerdote del sodalicio de vida cristiana Javier Len Alvarez, han pretendido lanzarme de mi hogar (esto es, sacarme a mi, a mi familia y a mis pertenencias de mi hogar, por la fuerza), contratando para ello a cientos de personas, lo cual está documentado por la prensa local, en videos y periódicos.[vii]
  • Olvidándose totalmente de los derechos fundamentales de la persona y de las más primitivas reglas de la convivencia en sociedad, los sodalicios de vida cristiana, por intermedio de su Asociación Civil San Juan Bautista, llegaron incluso a contratar a un miembro de inteligencia en actividad en el Ejército Peruano, para hacer seguimiento de mis actividades, las de mi familia e hijos, entregando “informes” diarios a los sodálites, a fin de que pudieran planear y efectuar más exitosamente el siguiente intento de lanzamiento. Esto que es inaudito, ha sido materia de comentarios televisivos, ha originado cambios en la jerarquía del Ejército y es hoy materia de una denuncia penal por terrorismo y violación de la intimidad que se ventila en la Sexta Fiscalía Penal, Expediente Nº 106-2002 y una denuncia  penal por intimidación agraviada ante el Sétimo Juzgado Especializado en lo Penal, expediente Nº 58-2003. [viii]
  • Usan su poder y su dinero para torcer la justicia, influir en los medios de prensa, lo que ha originado innumerables quejas mías a la Corte Suprema de la República; demoras impresionantes en el  desarrollo del proceso penal 3787-01 para que no haya una sentencia por los delitos, y en eso tanto el corruptor como el corrupto, tienen igual culpa.[ix]
  • Como miembro de la Congregación de María, desde que salí del Colegio San José, llevo siempre conmigo la imagen de la Virgen del Colegio, quien me ha venido protegiendo del sodalicio. Al sacerdote del sodalicio de vida cristiana, Len Álvarez le mostré la medalla de la virgen y le pedí que por su fe y por los principios del cristianismo no siguiera como cómplice del banco en una operación ilícita. Obviamente no le importó nada, se dice que es un sacerdote católico del sodalicio, pero el sacerdocio no es una sotana, sino un estado de vida y la práctica de los principios de Cristo y la iglesia, además, ya está en la Biblia, “Por su obras los conocereis”. Y en este caso, lo que pretende el sodalicio es obtener un enriquecimiento ilícito en mi contra y grandes ganancias con su “compra en remate” de mi casa, porque el tema de las ilegalidades y la corrupción no les interesó en lo más mínimo. Le dije a Len inclusive, que si alguien le vende un bien robado y él no lo sabe (lo cual no es el caso en mi proceso), y después se demuestra esto, tendría que devolver el bien, pero obviamente eso tampoco le importó un comino.
  • El “Superior General” del Sodalicio, Germán Mckenzie, demostrando todo lo opuesto los principios cristianos, y a sabiendas de que era falso y sólo para perjudicarme y ocasionarme grave daño moral, se ha referido a mi persona en la revista “Caretas”, la de mayor difusión nacional y con edición en el internet, como si fuese un delincuente al que se le va a leer una sentencia condenatoria. En consecuencia, se le ha abierto juicio penal por difamación, este sí con fundamentos reales, en el 5º Juzgado Penal, Causa Nº 1630-2003.[x]
  • No comprendo cómo, un movimiento de la Iglesia Católica, el denominado sodalicio de vida cristiana, puede pretender consumar los delitos del banco y con ello, como los romanos a los cristianos o como los fariseos a los cristianos, pretender despojarme de mi hogar. ¿O es que realmente y en esencia no es un movimiento laico de la Iglesia Católica Apostólica y Romana?


B) CAUSAS:

  • En el Código Canónico, la Iglesia ordena que los movimientos católicos no deben ostentar riqueza, pero el sodalicio de vida cristiana tiene propiedades que no aparecen a su nombre en los registros de la propiedad inmueble, en los mejores sitios, autos último modelo, viajan por las mejores líneas aéreas, etc.
  • En uso del sodalicio están muchas propiedades en Arequipa, pero, ninguna a su nombre y de ellas perciben alquiler.
  • El sodalicio usa, para proveerse de fondos, diversas asociaciones e instituciones, como la Asociación Civil San Juan Bautista que según sus estatutos es una “asociación sin fines de lucro”, y mal podría participar en remates judiciales, pero  y por el contrario, tienen los siguientes negocios en Arequipa, libres de impuestos, compitiendo en el mercado con ciudadanos y corrientes que sí tienen que pagar impuestos y todo lo demás:
    • Universidad San Pablo
    • Instituto del Sur
    • Cementerio Parque de la Esperanza (el más caro de la ciudad)
    • Funeraria Santa María
    • Entre otras
  • Su motivación no parece ser la verdadera fe cristiana, sino el amasar inmenso poder económico y político, para convertirse probablemente en “los nuevos templarios” que dominen el mundo cristiano. Hasta tienen un símbolo diferente, no es la cruz de Cristo, sino uno propio que los diferencie, la cruz y el ancla. Esto es lo que probablemente mueve en realidad a los dirigentes sodalites, el negocio sodálite, y usan a los adolescentes y a sus padres (cuando pueden convencerlos de entrar en la “familia” sodálite), para que sean de por vida sus servidores “de buena fe”.
  • Esta ansia de derechismo ultramontano proviene de los antecedentes políticos fascistas de Figari y su lectura de textos sectarios.[xi]
  • NO hacen votos de pobreza [xii], viven muy bien con los negocios que hacen y con las donaciones que reciben.
  • Sus métodos de reclutamiento no son abiertos, seleccionan a sus candidatos en los mejores colegios, les hacen un trabajo de seguimiento y luego lavado cerebral, indisponiéndolos con sus familias, para que se integren luego a la “familia” sodálite.
  • Como sus objetivos son incrementar su patrimonio y su poder, el sodalicio ha gestado tomas de locales escolares, en las que el propio pueblo arequipeño ha salido en contra de Javier Len Alvarez como en el intento de apropiación del Colegio Pérez de Guereñu, [xiii]
  • Intento de apropiación del Instituto para Niños Ciegos Nuestra Señora del Pilar con documentos falsificados [xiv]
  • Llama poderosamente el tema de los adolescentes que ingresaron (fueron capturados) en su adolescencia al sodalicio y que luego de un proceso de lavado de cerebro (Franz Guillén (Arequipa), Kryssie Knowles (USA), Axel Alt (Argentina),  Hermanas Palacio (Colombia), entre otros y de los pocos que se atreven a hablar) y que luego renuncian a sus familias, hermanos y padres.[xv]
  • El tema de adolescentes como Franz Guillén que piden garantías al Ministro del Interior del Perú contra sus padres, con el asesoramiento de los abogados del sodalicio, ¿qué se hizo con esos jóvenes y con sus mentes? [xvi]
  • Llama aún más la atención que el sodalicio de vida cristiana, en los Registros Públicos del Perú, no figuran como institución, no son personas jurídicas, pero mueven mucho dinero, usan propiedades, tienen “seminarios”, etc. [xvii]
  • Tampoco tienen teléfonos a su nombre en la Guía Telefónica, los que usan, no figuran allí.
  • Las casas o inmuebles desde donde operan, no tienen letreros que digan sodalicio de vida cristiana o su versión en latín Sodalitium Christiane Vitae, como se autodenominan.
  • La realidad es que tienen y manejan mucho dinero y pero no tienen nada a su nombre.
  • Inclusive, llegan al extremo de vender agua en el Cono Norte de Arequipa, con un camión donado de Alemania, en abierta competencia con camiones tanque particulares, que tienen que pagar impuestos e invertir en el vehículo. [xviii]
  • Peor aún, se niegan a si mismos, como Judas. Como la actuación de la Asociación Civil San Juan Bautista, fundada y manejada por el sodalicio de vida cristiana (entre sus fundadores estaba el hoy Obispo Sodálite José Antonio Eguren, persona quien le dió poderes a su colega sodálite Javier Len Alvarez para participar en el remate de mi propiedad), fue negada como parte del sodalicio de vida cristiana por el propio German Mckenzie (Superior General del sodalicio de vida cristiana) en carta notarial que me enviara con fecha 02 de enero del 2003, lo cual es falso y fue desvirtuado por otros sodálites en sus declaraciones en Radio Líder quienes declararon  públicamente que dicha Asociación sí es parte del sodalicio. [xix]
  • Y, Santo Padre, ¿cómo puede hacerse todo esto en nombre de la Iglesia Católica Apostólica y Romana o de Cristo?, que condena la violencia, la mentira, el enriquecimiento ilícito, etc. etc., es decir el pecado.
  • Finalmente ¿El sodalicio es parte de la Iglesia o el sodalicio usa a la Iglesia para sus propios propósitos?


C) LA VERDAD DEL SODALITIUM:

  • Denunciados por Pedro Salinas Chacaltana, ex-sodálite
  • Denunciados por José Enrique Escardó, ex-sodálite  [xx]
  • Denunciados por Entrelíneas
  • Denunciados por Frecuencia Latina
  • Denunciados por Diario Dignidad (Lima) [xxi]
  • Denunciados por www.sectas.org.ar (Argentina)
  • Denunciados por www.agenciaperu.com (Lima)
  • Denunciados por Domingo del Diario La República (Lima) [xxii]
  • Denunciados por www.pepe-rodriguez.com (España)
  • Denunciados por FacNet International www.facnet.org (USA)
  • Denunciados por el Diario Pura Verdad (Lima) [xxiii]
  • Denunciados por el escritor Mario Vargas Llosa (Caretas)
  • Denunciados por la familia Guillén Gross (Arequipa) [xxiv]
  • Denunciados por la familia Knowles (USA)
  • Denunciados por la familia Palacio (Colombia)
  • Denunciados por el suscrito, Fernando Gerdt

D) URGENCIA Y NECESIDAD DE ACTUAR DE LA IGLESIA:

  • La actuación del sodalicio de vida cristiana en mi contra no sólo es en contra del Derecho Positivo, de mis Derechos Fundamentales y los de mi familia, sino en contra de la Ley Natural, los Mandamiento de la Ley de Dios y de la Iglesia.
  • Los mandamientos de la Ley de Dios son obligatorios para todos los católicos, pero, para los sodalicios, recordarles esta obligación por intermedio de sus superiores jerárquicos en la Iglesia Católica ha resultado en una denuncia por “difamación” en mi contra.
  • El sodalicio de vida cristiana, si es que en realidad es parte de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, no sólo no debe participar en remates, sino que peor aún, no pueden ser cómplices de delitos y todavía decirse ser cristianos, por tanto su participación va contra todos los principios y preceptos de la iglesia y es más, contra su propia esencia pues el fin no justifica los medios.
  • Es más, se pretende destruir mi familia y su futuro y esto es lo opuesto a lo que Ud. Santo Padre ha dicho en favor de la familia y en contra del crimen en RIJEKA, Croatia el domingo 8 de los corrientes. ¿Cómo puede entonces el sodalicio actuar en contra de la palabra de Ud., Santo Padre, para destruir mi familia y a favor del crimen?
  • Ud. Santo Padre que es el más cercano ser humano a Dios, no creo que vea con buenos ojos, ni pueda avalar la actuación del sodalicio en mi contra, pues su dios más parece ser el poder y el dinero, como los antiguos templarios que quieren imitar.
  • Como ya he sido indebidamente denunciado por el sacerdote sodálite Javier Len Alvarez por difamación al haber expresado como católico mis quejas contra él y el sodalicio en misivas enviada exclusivamente al Nuncio y al Arzobispo de esta diócesis, señalo expresamente que en esta comunicación, la hago de cristiano y católico a mi Santo Padre, como autoridad máxima de su iglesia, que es la Católica.
  • Espero que con su intervención Santo Padre, no se repita la historia de Boston, en la que no se atacó el problema sino hasta que este se convirtió en un escándalo público, porque, como consta de los procesos civiles que existen contra dicha Arquidiócesis, sólo se ocultó el problema, pasando de una parroquia a otra a los sacerdotes acusados y que cometieron pedofilia, lo cual no tiene que ver con la Iglesia en si, pero sí con las autoridades secundarias que no pudieron o no quisieron enfrentar o solucionar el tema. Que esto, no se repita con el sodalicio en el Perú y el mundo.
  • Tampoco creo que sea permisible la sistemática ocultación de la verdad por parte del sodalicio de vida cristiana, hacia la Iglesia Católica y hacia las personas que no saben lo que realmente significa ingresar a dicho movimiento.
  • Creo que este es un tema de conciencia, porque no sólo me afecta a mi, mi familia y mi futuro, sino que es un deber de conciencia el llamar su atención, Santo Padre, de cómo ciertos laicos usan el nombre de la iglesia para su propio beneficio y se olvidan de lo que realmente son los mandamientos divinos, las enseñazas de Cristo y los preceptos de la Iglesia, al adorar al vellocino de oro por encima de amor, respeto y obediencia a Dios, en desmedro de personas, familias e instituciones a las que lesionan en sus derechos fundamentales y/o su patrimonio.

Como a solicitud del sodalicio de vida cristiana, por intermedio de su Asociación Civil San Juan Bautista, liderada por el sacerdote sodálite Javier Len Alvarez se ha solicitado otro lanzamiento de mi persona, mis hijos y mi bienes de mi hogar, lanzamiento fijado para el 4 de julio del 2003, requiero de Ud., Santo Padre, su inmediata intervención para que tal atentado no se consume y se le ordene al sodalicio deshacer esta “operación” ilegal, ilegítima y nada cristiana.

Pido a Ud., Santo Pontífice, tomar medidas prontas y eficaces, porque una corrección de errores tardía podría traer consecuencias fatales e irreparables.

En Nombre de Dios y bajo el mismo espíritu de paz y conciliación por el cual Ud. viaja alrededor del mundo, pido a Ud. Su Santidad, su inmediata y efectiva intervención para que:

  • Se cancelen y terminen las acciones judiciales que el sodalicio de vida cristiana, por intermedio de su Asociación Civil San Juan Bautista y el sacerdote SCV Javier Len Alvarez, vienen efectuando en mi contra y que desistan definitivamente de este propósito y del lanzamiento solicitado por ellos para el 4 de julio del 2003.
  • Se garantice la vida, la integridad personal y la seguridad mía y de todos y cada uno de los miembros de mi familia y mi personal en el sentido que el sodalicio de vida cristiana, ni ninguno de sus adeptos pueda atentar contra nosotros (desde que ya hubo un intento de agresión que tuve que denunciar en la televisión nacional).
  • Se disponga que los hijos de las familias disconformes con el Sodalicio como son: Guillén Gross (Arequipa), Alt (Lima), Knowles (USA), Palacio (Colombia) y muchas más que reclaman a sus hijos, puedan regresar a sus hogares, con sus familias de sangre y sin ninguna limitación, es decir, sin la intromisión permanente de adeptos o dirigentes sodálites.


En NOMBRE DE DIOS Y EL DE MI FAMILIA SE LO PIDO, SU SANTIDAD, JUAN PABLO II.

En espera de su Paternal Protección y Justicia, quedo de Ud.

En Jesucristo y la Virgen María.




Fernando Gerdt Tudela



[i] Según Resolución Nº 14-97 en el proceso 217-97 se declaró la nulidad del pagaré, sentencia que está firme hasta la fecha.
Dicho pagaré nulo se utilizó, por un Juez Suplente y en la época de la corrupción del Fujimontesinismo como si fuera válido y con ello se procedió a rematar ilegalmente mi hogar a favor de la Asociación Civil San Juan Bautista, del sodalicio.
[ii] Se adjunta copia de la Acusación Fiscal de fecha 8 de noviembre del 2001 y el Auto Apertorio del 26 de noviembre del 2001 del Sexto Juzgado Penal, Exp. 3787-2001.
[iii] Se adjunta copia de los poderes solicitados por Javier Len con fecha 17 de noviembre del 1999, mientras que el remate fue el 23 de noviembre del 2001, así como fotocopia del cheque del banco Santander con el que “pagó”.
[iv] Se adjuntan las tres cartas notariales, las mismas que no hacen más que criticar su actuación y hacerle reflexionar sobre lo que es un verdadero católico y los preceptos de los Mandamientos de la Ley de Dios y la Iglesia.
[v] Escrito de Queja al Presidente de la Corte Superior de Arequipa por irregularidades cometidas de fecha 11 de abril del 2003.
[vi] Procesos penales Nº 1156-2002, 3er Juzgado Penal, está para emitirse sentencia; 3515-2002, Sexto Juzgado Penal, he sido absuelto y Javier Len Alvarez ha apelado; 0154-2002, Sétimo Juzgado Penal, está para emitirse sentencia. Se adjuntan las respectivas demandas y contestaciones. El Sodalicio ha llegado al extremo de presentar testigos falsos (la testigo Benigna Peralta Cáceres declaró que le pidieron “el favor de declarar en mi contra”, pero no sabía nada) y falsificar documentos (un e-mail apócrifo que se me lo imputa), etc. etc., con tal de amedrentarme y tratar de torcer el brazo de la Justicia a su favor.
[vii] Se adjunta copia del periódico Dignidad del 18 de julio del 2002
[viii] Denuncia por terrorismo e intimidación agravada contra la Asociación Civil San Juan Bautista
[ix] Copias de 3 quejas al Organo de Control de la Magistratura
[x] Denuncia penal contra Germán Mckenzie Gonzales, Superior General de los sodalicios en el Perú
[xi] Diario Última Hora
[xii] Cita sobre el voto de pobreza en las declaraciones de Radio Líder
[xiii] Artículo publicado en el diario “El Correo” de fecha 10 de abril del 2002, con fotos mostrando pancartas de los pobladores del pueblo joven “Ciudad Blanca” contra el sodalicio y el sacerdote del sodalicio de vida cristiana, Javier Len Alvarez por tratar de apropiarse del colegio Pérez de Guereñu
[xiv] Denuncia sobre el Instituto de Ciegos, Señal de Alerta, Herbert Mujica
[xv] Documentación relativa.
[xvi] Dos cartas de la familia Guillén Gross
[xvii] Certificado negativo de Registro de Personas Jurídicas – Asociaciones, Registros Públicos de Arequipa
[xviii] Informe y fotos del camión
[xix] Carta Notarial a Germán Mckenzie y declaraciones del sodalicio en Radio Líder, parte pertinente
[xx] Revista Gente, artículos publicados
[xxi] Diario Dignidad de 11 de julio del 2002, 18 de julio del 2002
[xxii] Diario “La República”
[xxiii] Diario Pura Verdad de fecha 13 de mayo del 2003, página central y de fecha 18 de mayo del 2003 página central
[xxiv] Artículo de Revista Caretas, a nivel nacional

Han perdido la decencia... ha ganado la igualdad: Estado Laico kaput

Las diversas confesiones religiosas que propugnan
el proyecto de ley de igualdad religiosa aprobado ayer
en el Congreso han perdido la dignidad y la decencia
y se declaran enemigos de un Estado Laico para el Perú


A los interesados en un Estado Laico:

http://www.facebook.com/group.php?gid=115280842118

Pretendíamos que el Estado Laico promoviese la separación irrestricta de iglesias y Estado, que fuese un modo civilizado de convivencia entre los creyentes de diversos credos entre sí y entre los creyentes y no-creyentes. Pensábamos que el pretendido Estado Laico iba a ser la culminacion de un esfuerzo ético por la neutralidad, el respeto y la tolerancia mutua.

Sin embargo es evidente que el totalitarismo de las sectas religiosas se está imponiendo arteramente sobre el anhelo de construir un Estado racional, moderno y democrático para todos. El Estado que vendrá ahora será un Estado donde el avasallamiento de la libertad de conciencia mediante la persuasión coercitiva en la educación pública estará validado por el concepto torcido de "libertad religiosa". La "libertad religiosa", como dijo un visionario, es la libertad de los ignorantes, es la necesidad de mantenerse en el oscurantismo disfrazando la ignorancia cual si fuese un "derecho humano".

Estamos al filo de permitir que nuestra patria se convierta en el paraíso de las sectas donde cualquier grupo religioso, ahora con condición de ente jurídico público, tenga la prerrogativa de usufructuar de nuestos impuestos y del patrimonio nacional, para el enriquecimiento particular de sus líderes.

Ahora quieren que veamos impasibles cómo se estabecen concordatos ya no solamente con la iglesia católica sino con cuanto grupete oscurantista y medieval quiera succionar de la mamadera del Estado Peruano. A diferencia del costoso avance de la laicidad logrado en varios países de la comunidad europea en el Perú vamos caminando raudamente al medioevo mediante el financiamiento y la subvención de las irracionalidades que promueve este proyecto de ley.

Ahora quieren que los bienes mal obtenidos sean "inembargables". En otras palabras, quieren la impunidad cuando sean acusados por cualquier delito que pudiesen cometer. La bancarrota de la iglesia católica estadounidense por los cargos de pederastia clerical no hubiese sido posible si sus bienes hubiesen sido declarados previamente "inembargables".

Ahora ya tampoco quieren pagar impuestos a la renta, alcabala, predial ni propiedad vehicular. Ahora ya no quieren bailar con su propio pañuelo. Ahora también quieren ser las sanguijuelas religiosas del Estado Peruano. Bonito ejemplo el de la iglesia católica.

Está en nuestras manos el elevar nuestra enérgica protesta y utilizar todos los foros de discusión posibles para lograr una conciencia corporativa e intentar evitar un retroceso monumental de nuestra sociedad a estadíos primitivos de religiosidad, irracionalidad y fundamentalismo.

Héctor Guillén Tamayo
03.07.09