AIS - Cono Sur

AIS - Cono Sur
Argentina - Chile - Perú

por Herbert Mujica Rojas

14-2-2002


Hay sectas cuyo accionar provoca un profundo daño en la sociedad, lo cual aún no ha sido materia del estudio imprescindible de quienes se jactan de “analistas” y “exégetas” de la realidad social. Por el flagrante desconocimiento del problema sectario en el Perú tenemos la obligación de promover el abordaje de esta problemática entre los periodistas, sociólogos, antropólogos, médicos, psiquiatras, psicólogos, abogados y demás profesionales involucrados y comprometidos con el desarrollo democrático del país y dispuestos a condenar cualquier acto que viole los derechos humanos de toda persona y, en especial, su derecho a la libertad de consciencia.

Este trabajo, producto de múltiples horas de trabajo en Lima, Arequipa y otras partes del país y Latinoamérica pretende cumplir un papel pedagógico al denunciar al Sodalitium Christianae Vitae, grupo fascista por convicción y temperamento, y su cancerosa acción al interior de la sociedad peruana. Puédese discrepar de él, de pronto suscita opiniones violentamente contrarias, pero lo que sí va a ser imposible es ignorarlo.

Pocos meses atrás en El totalitarismo católico en el Perú, tesis que en su edición príncipe incluyó menciones a las baladronadas que acostumbra impulsar el Sodalitium, denunciamos cómo, a partir del Concordato, vínculo internacional no sancionado por ningún Congreso, la Iglesia Católica vive a expensas del no pago de tributos y además de los miles de dólares que sus principales funcionarios se embolsican cada mes, sin trabajar, sin merecerlo y en una constante expoliación del pueblo peruano, que no tiene cuando terminar porque se hace en nombre de una “fe” tradicional y que en realidad ha constituido la continuación de un robo que ya supera los 500 años de permanencia insolente en el país. Este mismo Concordato es el que, amparando a la Iglesia Católica, favorece legalmente el expansionismo sodálite y es el que utiliza esta secta para proteger sus inversiones.

Lea pues, amigo lector, estas procelosas páginas con ojos críticos, compulse fuentes, acuda a testimonios, revise materiales, proponga una refutación científica, orgánica. A una idea se la combate con otra. Al sectarismo difundido por el Sodalitium le denunciamos en la comisión de múltiples actividades que son fácilmente comprobables en diarios y publicaciones. A las sectas hay que enfrentarlas con decisión y valentía indómitas. El fanático sabe que cuando tiene a adversarios de ese jaez sólo tiene una opción: luchar o morir. Y puedo anunciar, sin jactancia, pero premunido de la verdad verdadera, que habemos muchos dispuestos a erradicar la presencia de estos disociadores y su prédica retrógrada, exaltadora de principios antidemocráticos y profundamente racistas.

05-abril-2016

26.10.15

AméricaTV, Cuarto Poder: Sodalicio, surgen más denuncias de ex-integrantes por abuso sexual (vídeos)



- Vídeo 1: minuto 13:48 aprox. aparece el Dr. Héctor Guillén Tamayo, miembro fundador de AIS-Cono Sur:
http://www.americatv.com.pe/cuarto-poder/reportaje/sodalicio-surgen-mas-denuncias-exintegrantes-abuso-sexual-noticia-35095?ref=ivmv

- Vídeo 2:
http://www.americatv.com.pe/cuarto-poder/reportaje/sodalicio-surgen-mas-denuncias-exintegrantes-abuso-sexual-noticia-35095

¿Cuál es el destino judicial y eclesiástico de estas denuncias y del mismo Luis Fernando Figari, hoy de retiro espiritual en Roma?
Nuevos testimonios de ex miembros del Sodalicio de Vida Cristiana confirman los abusos y daños irreparables que sufrieron jóvenes por parte del fundador y líder de esta congregación, Luis Fernando Figari Rodrigo, así como de otros líderes espirituales de esa organización.
“En el año 1991 previamente a ingresar a la comunidad, Luis Fernando Figari se aparece una madrugada y nos dice quítense la ropa y quédense en calzoncillos y recuerdo a alguien filmándonos, como en este momento”, reveló a Cuarto Poder el exsodalite Oscar Osterling.
Una cadena de abusos psicológicos, físicos y hasta sexuales que se inician con técnicas de manipulación en la que un adolescente pierde su identidad, el derecho a tener ideas propias, reprimir su sexualidad y practicar la obediencia absoluta hacia su líder en nombre de Dios.
Oscar Osterling formó parte del Sodalicio durante dos décadas. Entregó los mejores años de su vida al servicio de esa congregación católica ultraconservadora.
Pero el 2011 decidió salirse de ella cansado de los maltratos psicológicos a los que fue sometido en los últimos cuatros años. El Sodalicio lo castigó y lo envío a Colombia contra su voluntad, por una falta que ellos consideraron muy grave: haberse enamorado de una chica.
“No llego a nada sencillamente había una amistad. A mí me marcó muchísimo. Fue un abuso de autoridad, querían que a través de los test proyectivos apareciera algo. Ellos me decían tú vas a hacer los que diga Luis Fernando”, indicó.
Años después, Osterling denunció estos hechos ante el Tribunal Eclesiástico y se entrevistó con su presidente, el sacerdote Víctor Huapaya.
“Fui a hablar con el padre Huapaya y me dice que no han avanzado nada. Yo ya envíe las denuncias a Roma hace tiempo y me dice que cree que hay alguien en Roma del Sodalicio atajando las denuncias, se refería al Procurador”, recordó.
También denunció prácticas ilegales del Sodalicio, como la vulneración del secreto de sus comunicaciones. En el libro de Pedro Salinas también se hace referencia a la intervención de la correspondencia de los que vivían en comunidad.
Pero de acuerdo a los testimonios brindados por exsodálites, Luis Fernando Figari no sería el único que habría practicado la pederastia al interior de esa organización.
El ya fallecido German Doig, el llamado vicario del Sodalicio y quien fuera en su momento el número dos de esa comunidad, también fue acusado de violación por tres de sus víctimas y esto provocó que su trámite de beatificación iniciado en Roma se paralice.
También otros dos sodálites consagrados muy allegados a Luis Fernando Figari fueron acusados por el mismo delito: violación. Daniel Beltrán Murguía Ward y Jeffrey Daniels.

¡Imperdible!

SPOTLIGT: la historia real

SPOTLIGT: la historia real
Pincha imagen para leer


Fin de la Portada

jueves, 24 de marzo de 2016

BBC: Sodalicio el grupo que enfrenta acusaciones por abusos sexuales en Perú


El Sodalicio, el grupo religioso internacional que enfrenta acusaciones por abusos sexuales en Perú

  • 14 marzo 2016
Compartir
Velas encendidas de una iglesiaImage copyrightGetty imagesImage captionLos testimonios de abusos contra el Sodalicio de Vida Cristiana en Perú comenzaron a aparecer desde el año 2000.
El grupo religioso peruano Sodalicio de Vida Cristiana se fundó en 1971, cuenta con más de 20 mil seguidores en 25 países y fue reconocido oficialmente por el papa Juan Pablo II en 1997.
Hoy enfrenta acusaciones de abusos psicológicos, físicos y sexuales contra menores de edad y la Fiscalía del Perú lo investiga desde octubre de 2015.
Portada del libro Mitad Monjes, mitad soldadosImage copyrightEditorial PlanetaImage captionEl libro Mitad monjes, mitad soldados también incluye el testimonio de Pedro Salinas, el autor, que fue sodálite por seis años.
La pesquisa comenzó poco después de la publicación del libro "Mitad monjes, mitad soldados", escrito por el periodista peruano Pedro Salinas en colaboración con la periodista Paola Ugaz.
El texto reúne 30 testimonios de abusos ocurridos a lo largo de casi 30 años, en los que las supuestas víctimas -que no dan sus nombres- señalan como autores al mismo fundador del movimiento, el laico Luis Fernando Figari Rodrigo, y a otras cabezas de la organización.
De estos testimonios, cinco narran episodios de abusos sexuales. De estos últimos, tres señalan como perpetrador al fundador Figari.
Los tres presentaron sus casos al Vaticano en 2011, pero no han recibido respuesta, según le confirmaron a BBC Mundo tanto Paola Ugaz y la ex hermana sodálite Rocío Figueroa, quien les ayudó a presentar los casos.
Aunque el grupo ha aceptado que se han presentado abusos individuales de tipo físico y sicológico -pero no sexual-, niega que sean prácticas extendidas a toda la organización.

Obediencia absoluta

El Sodalicio se fundó hace 45 años con el nombre Sodalitium Christianae Vitae, en honor al sodality o idea de hermandad entre los maristas.
Se creó como una sociedad de vida apostólica, es decir, como un grupo integrado por laicos consagrados y sacerdotes que viven en comunidades o casas compartidas entre ellos y cumplen labores de evangelización.
Un exsodálite, Martín Scheuch, le contó a BBC Mundo que en los primeros años los miembros del movimiento leían libros fascistas.
El libro "Mitad monjes, mitad soldados" especifica que uno de los autores leídos era José Antonio Primo de Rivera, fundador de la falange española.
Martín ScheuchImage copyrightMartin ScheuchImage captionEl ex sodálite Martín Scheuch ha publicado su testimonio sobre el Sodalicio en su blog Las líneas torcidas.
Scheuch recordó también que una de las ideas principales con las que surgió el Sodalicio era que sus miembros debían practicar la obediencia absoluta, en cuanto a horarios, actividades, lecturas, forma de vestir e incluso estudios profesionales.
Figari -dice- solía repetir una frase que ilustraba el concepto: "El que obedece nunca se equivoca".
Rocío Figueroa, exhermana sodálite, comenta que este concepto le parecía "superpeligroso" porque hacía que uno "perdiera su capacidad crítica" y así "los superiores podían mandar cualquier estupidez".
Fernando Vidal, el asistente de comunicaciones del Sodalicio, le dijo a BBC Mundo que a los comienzos, cuando los sodálites eran muy jóvenes, tomában como referencia antiguas costumbres de la época.
Pero aseguró que nunca hubo restricción o prohibición de lecturas para los sodálites, sino "recomendaciones durante su formación".
Agregó que Primo de Rivera era sólo uno de los muchos autores que leían. "El Sodalicio es una institución religiosa, no política", dijo.
El Sodalicio se extendió desde Perú a Brasil, Colombia, Chile, Argentina, Ecuador, Costa Rica, Estados Unidos e Italia.
Ahora la "Familia Sodálite" (que agrupa también a laicos no consagrados) incluye a más de 20.000 personas en 25 países.
El grupo goza de derecho canónico desde 1997, cuando Juan Pablo II era papa.

Dormir en una escalera

Pero tres años después, la orden comenzó a aparecer en la prensa peruana por razones distintas a las religiosas.
En 2000, el exsodálite José Enrique Escardó Steck publicó en la revista peruana Gente una serie de columnas en las que contaba los abusos psicológicos y físicos que sufrió durante el año que vivió en las comunidades del Sodalicio.
José Enrique Escardó SteckImage copyrightJose Enrique Escardo SteckImage captionLas columnas que José Enrique Escardó Steck publicó en 2000 están reunidas en su blog El quinto pie del gato.
En ese tiempo, dice, sus superiores loobligaron a dormir un mes en una escalera y a comer arroz con leche con kétchup.
Además, asegura que lo amedrentaron con una cuchilla en el cuello y lo escondían en el baño de la comunidad cuando su mamá iba a visitarlo.
Fernando Vidal, el asistente de comunicaciones de la organización, no niega testimonios como los de José Enrique Escardó.
"Creo que en situaciones así confluyen muchas cosas: los defectos y problemas del señor Figari, el contexto socio-cultural de los años 60 y 70, la juventud e inexperiencia de los que iniciaban este camino", dijo.
Aseguró que ese tipo de prácticas, "más allá de cuáles sean verdaderas o no", no se hacen "desde hace muchos años en ninguna de las comunidades sodálites".
El vocero del grupo reconoció que estos casos de abusos físicos y psicológicos son "inaceptables", pero opinó que se trataban de casos particulares: "Estamos seguros que han sido hechos aislados, circunscritos. Lamentables e inaceptables".
Sin embargo, aceptó que deben hacer cambios en su institución y que están "tomando conciencia" de las "fallas": "El Sodalicio no se reduce a las denuncias. Hay mucha gente buena y generosa".
José Enrique también contó sus experiencias en un programa periodístico peruano de televisión en 2001, pero la prensa olvidó pronto el tema.

Un niño desnudo en un hotel

Hasta 2007. En octubre de ese año, la policía encontró al entonces sodálite Daniel Murguía Ward en un hotel con un niño de 11 años, al que iba a tomarle fotos desnudo.
Paola Ugaz y Pedro SalinasImage copyrightPaul Vallejos El Comercio PeruImage captionPedro Salinas y Paola Ugaz investigaron durante cuatro años los testimonios de abusos contra el Sodalicio.
Murguía Ward había sido muy cercano a Figari, el fundador de la organización, según le confirmó a BBC Mundo su propia hermana, Patricia Murguía.
Dos días después de la detención, el grupo Sodalicio anunció que expulsaba a Daniel Murguía por "esta situación hasta ahora totalmente desconocida para nosotros, que consideramos completamente inaceptable, y que ha sorprendido y golpeado dolorosamente a toda nuestra comunidad".
Luego del episodio del hotel, Daniel estuvo año y medio en la cárcel.
Tres años después, las cosas parecieron precipitarse. A fines del 2010, Figari renunció sorpresivamente a ser superior del movimiento después de 39 años y "por motivos de salud". Ese mismo año se suspendió la causa de beatificación de Germán Doig Klinge, vicario general del Sodalicio muerto en 2001. Era el primer sodálite que el grupo postulaba a los altares.
En febrero del 2011 el periódico peruano Diario 16 dio cuenta de unos testimonios de abuso sexual que señalaban como autor al candidato a beato.
Estampa de Germán DoigImage copyrightArchivo de Mitad Monjes Mitad SoldadosImage captionEsta es la estampa de Germán Doig que se repartía cuando el Sodalicio lo postulaba a beato.
El Sodalicio tuvo que reconocer estos testimonios como la verdadera razón paraanular la beatificación de su exlíder.
El libro "Mitad monjes, mitad soldados" recoge la historia de quien dice ser una de las víctimas de Germán Doig.
"Era muy cariñoso", asegura. Dice que le "cogía la mano" y lo abrazaba en las salitas privadas donde realizaban sus sesiones de consejería espiritual.
En estas sesiones, asegura, se quedaban desnudos para hacer ejercicios de energía y Doig lo masturbaba.
Otra víctima asegura que, en estas sesiones, Doig le pidió que lo penetrara, como una manera de "experimentar para ayudar a otros aconsejados”, según se indica en el libro.
Otro de los testimonios pertenece a Rocío Figueroa, ex hermana sodálite, quien asegura que Doig le tocó un seno en una "sesión de yoga".
______________________________________

EL VISITADOR DEL VATICANO

En abril de 2015, antes de la publicación del libro "Mitad monjes, mitad soldados", la Iglesia católica había nombrado al sacerdote peruano Fortunato Pablo Urcey como "visitador" para las casas del Sodalicio.
Basílica San Pedro, RomaImage copyrightGettyImage captionEl Vaticano ha designado a un "visitador" para todas las casas del Sodalicio en Perú.
En sus palabras, su función es "recoger información sobre la forma de vida del Sodalicio y la autoridad de Luis Fernando Figari".
Si bien aceptó que ha preguntado a los miembros sobre los testimonios de abusos, dice que investigarlos no es un trabajo que él tenga que hacer.
Fortunato Pablo, ha ido a todas las casas del Sodalicio en el Perú y ha conversado con sus miembros. Aseguró que "ha tomado lonche (merienda) y ha compartido la eucaristía con ellos".
También ha conversado con algunas víctimas e incluirá sus testimonios en el informe que presentó al Vaticano en febrero.
Pero el sacerdote dice que no ha leído completo el libro porque hay que evaluar la "motivación" de los autores al publicarlo.
A partir del reporte del visitador, el Vaticano decidirá si envía a un investigador y las medidas que tomará con el Sodalicio.
_______________________________________

Testimonios contra el fundador

Pero el escándalo no quedó ahí. En agosto del 2011, pocos meses después de publicar la información sobre Germán Doig, el periódico peruano Diario 16 difundiótestimonios de abuso sexual que involucraban al mismo Figari, el fundador.
Según el libro "Mitad monjes, mitad soldados", un exsodálite acusa a Luis Fernando Figari de enseñarle revistas pornográficas y de pedirle que se sentara sobre un palo.
Luis Fernando Figari y Germán DoigImage copyrightRegistro Nacional de Identificacion y Estado Civil del PeruImage captionLuis Fernando Figari (izquierda), el fundador del Sodalicio, vive en Roma, y Germán Doig, que fue candidato a beato hasta el 2010.
Otra de las víctimas señala en el libro que, cuando tenía 17 años, Figari le dijo que era momento de "abrir el tercer ojo para ver mejor las auras y que despertaría su kundalini al depositar su semen en su hueso sacro".
En ese momento, el Sodalicio y Figari negaron las acusaciones.
Luego de su retiro en 2010, Luis Fernando Figari vivió entre Lima y Roma hasta que en 2015 se estableció definitivamente en la capital italiana. Hasta ahora, sólo ha respondido a las acusaciones con una carta a los sodálites, difundida este año por los medios peruanos.
En el texto, Figari reconoció haber "cometido graves errores, fallas y ligerezas", pero negó los abusos sexuales.
Según el actual superior del Sodalicio, Alessandro Moroni, Figari vive alejado de la administración del grupo que fundó en 1971 en Lima.
Y ahora, ante la investigación de la Fiscalía, el abogado de Figari, Juan Armando Lengua Balbi, cuestiona que los testimonios del libro sean anónimos.
"No puede haber autores si no hay agraviados claros", dijo, y aseguró que su defendido es inocente de todas las imputaciones.
Lengua Balbi detalló que la Fiscalía ha citado a Figari, pero explica que no asistirá porque la citación no le ha llegado a su domicilio actual, en Roma. "Tiene mi consejo de no asistir", aseveró el abogado.
Juan Pablo IIImage copyrightAPImage captionEl papa Juan Pablo II otorgó al Sodalicio el derecho canónico en 1997.
Por parte del Sodalicio, el asistente de Comunicaciones, Fernando Vidal, dijo que la agrupación colaborará en "todo lo que sea requerido por la justicia civil, penal o eclesiástica" para investigar estos casos.
"Se está investigando y poniendo todos los medios para determinar la verdad y las responsabilidades. Se aplicarán las medidas que sean justas, inclusive sanciones y separación (del grupo) si fuera necesario".

Han perdido la decencia... ha ganado la igualdad: Estado Laico kaput

Las diversas confesiones religiosas que propugnan
el proyecto de ley de igualdad religiosa aprobado ayer
en el Congreso han perdido la dignidad y la decencia
y se declaran enemigos de un Estado Laico para el Perú


A los interesados en un Estado Laico:

http://www.facebook.com/group.php?gid=115280842118

Pretendíamos que el Estado Laico promoviese la separación irrestricta de iglesias y Estado, que fuese un modo civilizado de convivencia entre los creyentes de diversos credos entre sí y entre los creyentes y no-creyentes. Pensábamos que el pretendido Estado Laico iba a ser la culminacion de un esfuerzo ético por la neutralidad, el respeto y la tolerancia mutua.

Sin embargo es evidente que el totalitarismo de las sectas religiosas se está imponiendo arteramente sobre el anhelo de construir un Estado racional, moderno y democrático para todos. El Estado que vendrá ahora será un Estado donde el avasallamiento de la libertad de conciencia mediante la persuasión coercitiva en la educación pública estará validado por el concepto torcido de "libertad religiosa". La "libertad religiosa", como dijo un visionario, es la libertad de los ignorantes, es la necesidad de mantenerse en el oscurantismo disfrazando la ignorancia cual si fuese un "derecho humano".

Estamos al filo de permitir que nuestra patria se convierta en el paraíso de las sectas donde cualquier grupo religioso, ahora con condición de ente jurídico público, tenga la prerrogativa de usufructuar de nuestos impuestos y del patrimonio nacional, para el enriquecimiento particular de sus líderes.

Ahora quieren que veamos impasibles cómo se estabecen concordatos ya no solamente con la iglesia católica sino con cuanto grupete oscurantista y medieval quiera succionar de la mamadera del Estado Peruano. A diferencia del costoso avance de la laicidad logrado en varios países de la comunidad europea en el Perú vamos caminando raudamente al medioevo mediante el financiamiento y la subvención de las irracionalidades que promueve este proyecto de ley.

Ahora quieren que los bienes mal obtenidos sean "inembargables". En otras palabras, quieren la impunidad cuando sean acusados por cualquier delito que pudiesen cometer. La bancarrota de la iglesia católica estadounidense por los cargos de pederastia clerical no hubiese sido posible si sus bienes hubiesen sido declarados previamente "inembargables".

Ahora ya tampoco quieren pagar impuestos a la renta, alcabala, predial ni propiedad vehicular. Ahora ya no quieren bailar con su propio pañuelo. Ahora también quieren ser las sanguijuelas religiosas del Estado Peruano. Bonito ejemplo el de la iglesia católica.

Está en nuestras manos el elevar nuestra enérgica protesta y utilizar todos los foros de discusión posibles para lograr una conciencia corporativa e intentar evitar un retroceso monumental de nuestra sociedad a estadíos primitivos de religiosidad, irracionalidad y fundamentalismo.

Héctor Guillén Tamayo
03.07.09